¿Las plantas naturales dañan el agua del acuario?

Muchos aficionados a los peces tienen la idea de que si compran plantas naturales para sus acuarios éstas van a causar que los acuarios se llenen de algas, y que las plantas muertas al descomponerse dañen el agua. Esto es cierto si a las plantas no se les pone el cuidado que necesitan, que es básicamente tener iluminación para plantas de acuario; no es suficiente el bombillo blanco de oficina (luz de neón). Y si se tienen pocos peces abonarlas de vez en cuando.

Plumilla
Planta de acuario

En algunas tiendas de acuario, aconsejan a los compradores colocar plantas artificiales explicando que éstas son más fáciles de manejar y además no se pudren. Lo único cierto de esta afirmación es que no se pudren. Cuando se le hace mantenimiento al acuario hay que sacar estas plantas artificiales lavarlas y limpiarles las algas que se les hayan adherido; cuando las algas se arraigan al material con que están hechas es muy difíciles eliminarlas, y cuando las regresamos al acuario las algas vuelven a crecer en el mismo punto.

No es de acuario
Esta planta no es de acuario

Si la planta es natural, al hacer el mantenimiento se eliminan las hojas con algas, o toda la planta, si es el caso. Hay que tener en cuenta que las algas crecen naturalmente en el acuario y van siendo eliminadas por peces que se alimentan de ellas o por cambios de agua. Si el acuario tiene muchas algas hemos fallado en hacerle el mantenimiento adecuado, y se tendrá que cambiar el agua con más frecuencia para disminuir su desarrollo en el agua del acuario.

Planta con algas1
Planta de acuario con algas

Hay que cerciorarse que sí estemos comprando plantas acuáticas, ya que en el comercio de peces a veces venden plantas que son de suelos húmedos, pero que no pueden vivir sumergidas por mucho tiempo en el agua del acuario, pudriéndose a los pocos meses de adquiridas.

helecho crespo
Planta de acuario

Las plantas artificiales dan la ilusión de tener un acuario con plantas naturales, pero nunca igualarán su belleza, y jamás podrán aportar los beneficios, para el agua y para los peces, que ofrecen las plantas naturales.

Publicado en Plantas de acuario | Deja un comentario

Los peces Betta y su ritual de postura

En el comercio de peces muchas veces vemos unas cajitas pequeñas de vidrio y adentro tienen un pez muy llamativo. Éste  pez puede ser blanco, azul, verde, de diferentes tonos de rojo, o de diferentes tonos de azul, y siempre sus aletas son muy largas. Este es el macho de los peces Betta. La hembra es más pequeña que el macho, tiene la misma coloración del macho, y sus aletas son cortas.

El macho es muy territorial y agresivo con los de su misma especie, y por esto lo mantienen aislado ya que si no lo hacen se pelea, con los otros machos,  mordiéndose las aletas y muchas veces las heridas son tan graves que pueden morir. A una hembra, o a varias hembras las encontramos comúnmente en acuarios comunitarios. La hembra Betta sí puede convivir con otras hembras Betta sin matarse, y de hecho, un macho y varias hembras de peces Betta  pueden convivir en un acuario comunitario pacíficamente,  pero hay que cuidar de escoger bien a sus compañeros de acuario, porque aunque sean de especies pacíficas, estos compañeros podrían ser los que terminen mordiendo las largas y bellas aletas del macho.

El macho de los peces Betta forma un nido de burbujas en la superficie del agua, esté sólo o acompañado de hembras; por eso en las tiendas de acuarios, en las cajitas individuales donde los vemos con frecuencia, es normal ver en la superficie del agua una espuma. Esta espuma es el nido del macho.

Si en un acuario se tiene una pareja de Bettas, el macho comienza a hacer su nido.  Cuando hay varias hembras en el acuario siempre hay una jerarquía para la puesta, y la hembra que primero pone huevos es la hembra dominante; y el mismo orden se repite en cada puesta. Cuando una hembra está en celo en su cuerpo se ven unas rayas claras en sentido transversal.

Cuando el macho termina el nido va a buscar a la hembra y se mueve alrededor de ella convenciéndola a seguirlo, y cuando ella está dispuesta lo sigue hasta el nido. Pero si el macho no ha terminado de hacer el nido y la hembra ya está en celo, ella va en busca del macho. Éste inicialmente puede rechazarla, pero termina siendo seducido y comienza el ritual de postura de los peces Betta. En este ritual el macho abraza con su cuerpo a la hembra y ella en cada abrazo va soltando los huevos. Éste ritual puede durar toda la mañana, hasta que la hembra haya puesto todos los huevos. Los huevos caen y son recogidos por el macho y la hembra quienes los llevan al nido de burbujas en la superficie del agua.

Tan pronto termina la puesta el macho echa a la hembra del nido, y él se encarga de cuidarlo. Si a los dos días miramos bajo el nido, vemos una cantidad de pelitos que cuelga. Éstos son los pescaditos que ya salieron del huevo y tiene la cabeza arriba contra las burbujas, y la cola hacia abajo. A los dos días de nacer ya comienzan a nadar, y aquí comienza el sufrimiento del macho, ya que los pescaditos abandonan el nido y nadan por todo el acuario;  y como el macho los quiere tener reunidos en el nido, recorre toda la superficie del agua recogiendo en su boca los pescaditos que encuentre.  Al regresar al nido, el macho abre la boca y de ella emerge afanosamente una nube de pececitos que rápidamente huyen y se van nuevamente a recorrer el acuario.

Si se quiere observar una puesta de peces Betta y ver crecer a las crías, el acuario tiene que ser sólo para Bettas, no pueden estar en un acuario comunitario, por muy pacíficos que sean sus compañeros, ya que si los otros peces no alcanzan a comerse los huevos cuando caen y son recogidos por la hembra y por el macho, se comerán los pececitos cuando se alejen del nido.

Si nos interesa que la hembra permanezca en el acuario hay que colocar plantas y escondites donde ella pueda eludir al macho.  Si no se le da esta protección el macho puede matarla.

Publicado en Historias sobre peces | 2 comentarios

Los Otocinclus conversando

Una vez tenía un grupo más bien numeroso de Otocinclus. Estos peces se dejan ver todo el día limpiando de algas las hojas, y habitualmente permanecen pegados a los vidrios del acuario. Un día estaba observando mi acuario y casualmente algunos Otocinclus estaban comiendo algas en las hojas de un helecho de java, de pronto llegaron dos Otocinclus y uno de los que estaba comiendo algas se unió a ellos, y después de dar vueltas como comunicándose entre sí y poniéndose de acuerdo, se fueron los tres en fila india por donde llegaron los dos primeros.

Ignoramos el comportamiento de los animales y pensamos que sólo actúan por instinto, pero permanentemente nos demuestran que sus acciones tienen un motivo, que nosotros no comprendemos, pero que para ellos sí es muy claro.

Publicado en Anécdotas o relatos sobre peces | Deja un comentario

La sorpresa de mis cardenales

Desde hace más de 7 años en mi acuario tengo un grupito de 7 cardenales; a estos peces les gusta estar en el lado izquierdo del acuario  y nadan, normalmente, entre una planta de Echinodorus rubi. Esta planta también tiene sus añitos, y es bastante grande; cada hoja puede tener un largo aproximado entre 35 y 40 cm y su fronda es bastante amplia. El hecho es que uno normalmente ve a los cardenales nadando tranquilamente  entre sus hojas. Un día decidí que era bueno agrandar un poco este grupo y compré unos cardenales juveniles y los eché al acuario y me quedé observándolos. Mi asombro fue grande al ver a los cardenales, si yo pudiera expresarlo de alguna forma diría que sorprendidos; tan pronto vieron a los juveniles se quedaron un instante quietos y cuando éstos nadaron confiados hacia ellos, los adultos se movieron desordenadamente y también avanzaron hacia los juveniles, como si fueran unos familiares a los no habían visto en muchos años, y enseguida fue un desorden total; los adultos comenzaron a nadar por todo el acuario cada uno por su lado y seguidos por varios juveniles. Al cabo de un tiempo, muy largo, algunos adultos volvieron a su sitio habitual y otros se quedaron nadando al fondo del acuario, de un lado para el otro, seguidos  por los juveniles.

Al otro día, todo volvió a la normalidad,  adultos y juveniles estaban en el sitio habitual de los adultos, nadando tranquilamente entre las hojas de mi Echinodorus

Publicado en Anécdotas o relatos sobre peces | Deja un comentario

Las bacterias son benéficas en las peceras

Las bacterias son benéficas en las peceras – El Tiempo.com

Publicado en Acuarios | Deja un comentario

Las plantas en los acuarios no son sólo decoración

Las plantas en el acuario no son sólo decoración – El Tiempo.com

Publicado en Plantas de acuario | Deja un comentario

Mi Chaetostoma

Tengo una cucha (un Chaetostoma, Albina de puntos) la compre para que ayudara a otros come algas, a “eliminar” las algas de mi acuario, y especialmente las algas de unos troncos; y efectivamente es una come algas tremenda, al poco tiempo los troncos estaban limpios, pero desafortunadamente no fue lo único que elimino de mi acuario, ya que a la hora de la comida salía como una bala de cañón,  arrasando con todo lo que encontraba a su paso, y si los otocinclus estaban en su camino se los llevaba por delante, con el balance final de que sólo un otocinclus de los 12 que tenía sobrevivió: y éste se escapo porque decidió no volver a bajar a comer al piso. En fin, pensé en salir de mi cucha ya que era el terror del acuario y todos los peces se hacian a un lado cuando ella salía a comer como una tromba, pero era tan efectiva comiendo algas que decidí dejarla, y además  uno también se encariña con el bravucón.

Publicado en Anécdotas o relatos sobre peces | Deja un comentario